POR QUÉ FORMARSE EN COMPENTENCIAS TIC PARA LA IMPARTICIÓN DE CERTIFICADOS DE PROFESIONALIDAD EN MODALIDAD TELEFORMACIÓN.

Blog_certificados

Como profesionales de la docencia estamos inmersos en un momento de cambio que nos obliga a estar en constaste actualización de nuestras competencias a nivel académico. A muchos de los tutores-formadores con experiencia y competencias docentes, desde hace unos años, se les plantea un nuevo reto, la acreditación del uso y manejo de las nuevas tecnologías de la información, las plataformas de teleformación como nueva modalidad y herramientas de aprendizaje para los alumnos nos obliga a formarnos en consecuencia.

Un ejemplo de estas exigencias en el mercado laboral viene avalado por normativas que establecen dichos requisitos a los tutores, como ocurre en el caso de los profesionales que sean contratados para la impartición de Certificados de Profesionalidad mediante teleformación.

Hasta ahora para poder impartir la formación correspondiente a cada uno de los módulos formativos de los Certificados de Profesionalidad, de acuerdo con el RD 34/2008, de 18 de enero, los formadores debían reunir los requisitos específicos que se incluyesen en el mismo. Estos requisitos, de acuerdo con la normativa, deben garantizar el dominio de los conocimientos y las técnicas relacionadas con la unidad de competencia a la que está asociado el módulo y se verifican mediante la correspondiente acreditación y/o experiencia profesional en el campo de las competencias relacionadas con el módulo formativo.

Por supuesto, para impartir los módulos formativos de los Certificados de Profesionalidad, es requisito que el formador acredite poseer competencia docente.

Para acreditar la competencia docente requerida, el formador o persona experta debe estar en posesión del Certificado de Profesionalidad de formador ocupacional o del Certificado de Profesionalidad de docencia de la formación profesional para el empleo, estando exentos:

  • Quienes estén en posesión de las titulaciones universitarias oficiales de licenciado en Pedagogía, Psicopedagogía o de Maestro en cualquiera de sus especialidades, de un título universitario de graduado en el ámbito de la Psicología o de la Pedagogía, o de un título universitario oficial de posgrado en los citados ámbitos.
  • Quienes posean una titulación universitaria oficial distinta de las indicadas en el apartado anterior y además se encuentren en posesión del Certificado de Aptitud Pedagógica o de los títulos profesionales de Especialización Didáctica y el Certificado de Cualificación Pedagógica. Asimismo estarán exentos quienes acrediten la posesión del Máster Universitario habilitante para el ejercicio de las Profesiones reguladas de Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Escuelas Oficiales de Idiomas y quienes acrediten la superación de un curso de formación equivalente a la formación pedagógica y didáctica exigida para aquellas personas que, estando en posesión de una titulación declarada equivalente a efectos de docencia, no pueden realizar los estudios de máster, establecida en la disposición adicional primera del Real Decreto 1834/2008, de 8 de noviembre, por el que se definen las condiciones de formación para el ejercicio de la docencia en la educación secundaria obligatoria, el bachillerato, la formación profesional y las enseñanzas de régimen especial y se establecen las especialidades de los cuerpos docentes de enseñanza secundaria.
  • Quienes acrediten una experiencia docente contrastada de al menos 600 horas en los últimos diez años en formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

También pueden ser contratados como expertos, para la impartición de determinados módulos, de acuerdo con el artículo 15.3 del Real Decreto 1558/2005, de 23 de diciembre, profesionales cualificados para impartir aquellas enseñanzas que por su naturaleza lo requieran y que se especifican en cada certificado de profesionalidad.

Desde el año pasado se vienen publicando novedades legislativas sobre la posibilidad de impartir los Certificados de Profesionalidad en la modalidad online. Con las publicación del R.D. 189/2013, de 15 de marzo se modifica el R.D. 34/2008, de 18 de enero, y se incluye la teleformación como nueva modalidad de impartición en los certificados de profesionalidad.

En este novedoso escenario los tutores-formadores que impartan formación orientada a la obtención de un Certificado de Profesionalidad mediante teleformación deberán acreditar una formación de al menos 30 horas o experiencia en esta modalidad y en la utilización de las tecnologías de la información y comunicación.

Los tutores podrán realizar un “CURSO DE ACREDITACIÓN PARA TUTORES DE CERTIFICADOS DE PROFESIONALIDAD EN TELEFORMACIÓN” que certifique que se han superado con evaluación positiva acciones de formación sobre esta materia, de al menos 30 horas de duración, siempre que el programa formativo de las mismas que figure en el diploma esté referido, al menos, a estos contenidos:

  • Características generales de la formación y el aprendizaje en línea.
  • Funciones, habilidades y competencias del tutor-formador.
  • Métodos, estrategias y herramientas tutoriales. La plataforma de teleformación.
  • Programas y herramientas informáticas para tutorizar al alumnado. Comunicación y evaluación en línea. Las redes sociales, como elemento de búsqueda de recursos para el aprendizaje.

De esta forma pedagogos, tutores, informáticos, asi como aquellos profesionales de la docencia que quieran acreditar su formación tecnológica para impartir Certificados de Profesionalidad en modalidad teleformación que quieran completar su perfil profesional para ser formador en Certificados de Profesionalidad mediante teleformación deben ponerse al día en el aprendizaje de metodologías online.

 

Esta entrada fué publicada en Blog. Guarda el Enlace.

Por Laura Pérez

Dpto. Consultoría.